Hot yoga, la tendencia que se toma Bogotá

Hot yoga, la tendencia que se toma Bogotá

Miércoles, Febrero 8, 2017
Paula Ortiz

“Nunca demasiado tarde, nunca demasiado enfermo, nunca demasiado tarde para volver a empezar” son las primeras palabras que decoran el lobby de los centros de Bikram Yoga en Colombia.

La primera vez que se ingresa a una práctica de yoga, se ingresa con intención de relajarse y encontrarse, sin embargo nunca se dimensiona la presión física del estiramiento y la presión social que se ejerce en un inconsciente colectivo al compararse con los demás miembros del equipo de subir el nivel con líneas y movimientos definidos.

Patanjali define el yoga como unión, por eso las comparaciones no tienen lugar y la competencia que hace presencia en la mayor parte del día, pierde su importancia en el aquí y ahora de una práctica.

El Hot Yoga, es una práctica que se lleva a cabo a 42 grados en la que cada persona cuenta con 90 minutos para realizar una serie de 26 asanas o posturas y poner en prueba su mente y cuerpo. La primera práctica es una experiencia sorprendente en la que la transpiración toma su lugar y cada articulación, se conecta.

El ego aparece y aquí cabe hacer una comparación con una historia de Gibran Khalil Gibran, los siete yo en el que existe el personaje  principal es una persona que convive con diferentes tipos de yo, el primero  vive años sin tener otra cosa que hacer sino renovar su dolor durante el día y recrear tristeza de noche, el segundo  es el alegre, el tercero el amoroso, el cuarto es el rencoroso, el quinto el imaginativo, el sexto el trabajador y el séptimo es aquel que no tiene ninguno de los yo, el que se sienta en silencio, vacío del tiempo y el espacio.

En este espacio, se puede decir que se  mezclan todos los yo y se observan todo tipo de personas, tanto física como espiritualmente sin interesar si es muy flexible o ni siquiera logra  mantener el equilibrio en un solo pie.

Para Lori Martin,docente de Bikram Yoga, la práctica ha cambiado su manera de pensar y vivir la vida, “Es romper límites físicos y mentales  en que las posturas que exigen esfuerzo reflejan lo mucho que la necesitas a nivel interno y externo, llevo tres años  enseñando el arte de entender el cuerpo en cualquier estado.”

Lo importante del Bikram yoga más allá de sus notables cambios en tan solo un mes de práctica a nivel físico es la compresión y aceptación del cuerpo y la mente día tras día siendo consciente de vivir cada momento en presencia, el secreto de esta práctica es iniciar sin ánimo de competir, ser paciente, persistente y disciplinado.

Facebook Twitter Google+ Share