En Francia regulan el tiempo de comunicación entre empresa y empleado

En Francia regulan el tiempo de comunicación entre empresa y empleado

Jueves, Enero 26, 2017
Alejandra Ladino

¿Usted es de los que tiene que revisar su correo corporativo porque su trabajo lo demanda?, ¿Usted utiliza su número de celular personal para comunicarse con su jefe directo o equipo de trabajo fuera del horario laboral? o ¿Usted es de los que tiene que interrumpir sus vacaciones para cumplir con su trabajo porque nadie más puede hacerlo? Pues si vive en Francia no tiene que preocuparse más por esta problemática.

Al recibir el 2017 los asalariados franceses conocieron la nueva reforma laboral la cual trajo consigo el “derecho a desconectarse”, este surgió bajo la premisa de que no es beneficioso que las  personas trabajen todo el tiempo, específicamente vacaciones y fuera del horario laboral, con esta reforma se les otorgó a los empleados la potestad de poner un alto a las demandas de sus jefes inmediatos, de vez en cuando. 

Según Myriam el Khomri, ministra de Trabajo del gobierno francés, “el límite entre la vida profesional y la personal cada vez es más tenue” lo cual conduce a que se registren más casos de estrés laboral y desgaste o “burnout”, el cual afectaría en el país a cerca de tres millones de empleados, según la consultora Technologia especializada en la prevención de riesgos laborales.

Sobre esto, el periodista Jorge Hernán Peláez, presentador de WinSports y Semana en Vivo opina que: “Se debe buscar la manera de ponerle horarios a las respuestas por mail y chat entre jefes y empleados. Que las empresas promuevan calidad de tiempo de sus ejecutivos y empleados con sus familiares”.

Con la implementación de esta nueva ley compañías con más de 50 empleados deberán establecer un nuevo protocolo, asegurando que los temas laborales se traten única y exclusivamente dentro del tiempo establecido, negociado entre el empleador y su colaborador.

Para nadie es un secreto que las nuevas tecnologías, nos han ayudado a realizar nuestras labores en un tiempo más corto, podemos revisar el correo corporativo desde cualquier lugar o comunicarnos en el menor tiempo posible con nuestros compañeros de trabajo, si así lo necesitamos, pero muchas veces no nos permiten diferenciar el tiempo laboral al tiempo en familia, borran las fronteras entre la vida personal y la profesional, llegamos al punto de tomar el tiempo de nuestras vacaciones para revisar y responder algunos correos electrónicos del trabajo.

Alejandro Méndez, director de Comunicaciones de Fedesoft, considera que “es respeto y sentido común llevado al derecho laboral. Así debe ser, incluso es clave que con el fomento del teletrabajo, como una alternativa seria y formal, con muchas ventajas para empresas, empleadores y empleados, se debe establecer que los horarios laborales siguen siendo necesarios y deben respetarse, así no sean los tradicionales o bajo metodologías tradicionales”.

Sin embargo, hay quienes opinan que si la competitividad y productividad de la compañía lo exige es importante que sus colaboradores también sean productivos. Jesus Vega, ex director de Recursos Humanos de Zara y autor del libro la Empresa Sensual, considera que si los empleados quieren entregar su trabajo fuera del horario establecido, está bien, siempre y cuando no haya abusos por parte de las empresas: 

“Una empresa sensual, es una empresa donde nadie fuerza a nadie, donde todos dan el máximo porque quieren dar el máximo, no porque están obligados a darlo, en la medida en que las personas estén satisfechas, motivadas, comprometidas esas personas podrían utilizar su tiempo fuera del trabajo, pero porque realmente quieran hacerlo no porque están obligadas a hacerlo”. 

Agrega “para ser productivos hay que hacer esfuerzos, es bastante poco realista pensar que podemos trabajar 3 horas al día, tener un salario mensual de 20 mil dólares al mes y encima que nadie nos moleste cuando salimos del trabajo, eso es lo deseable y lo recomendable, pero hay que ser realistas, hay que pensar que al final si los países, las empresas y las personas tienen que ser competitivas el nivel de esfuerzo que tienen que dar también debe ser alto, lo que se pide es alto y lo que se debe dar es alto”.

El objetivo de esta ley es claro: los empleados tienen la libertad de no contestar mensajes, e-mails y llamadas en el horario establecido por ellos mismos en negociación con sus empleadores, específicamente cuando culmina su horario laboral. Al adoptar esta medida, ningún trabajador recibirá algún tipo de sanción por no contestar cualquier comunicación, ya que tener derecho a desconectarse del trabajo no se traduce como dejar de trabajar, hay un orden establecido en una horas para cumplir con su labor.

Con este nuevo proyecto que debe implementarse en todas las compañías francesas con más 50 empleados es necesario entender que ahora cada empleado será dueño y negociador de su tiempo, dentro y fuera de la oficina. Ahora, las ocho horas que pase su lugar de trabajo determinarán si necesita o no, trasladar su trabajo a su tiempo libre, tal como indica Julio González Liendo, Presidente – CEO de Avant Garde, agencia de relaciones públicas:

“Para mí, eficiencia no es estar conectado 24 horas al día, 7 días a la semana. Es saber usar el tiempo para cumplir con lo encomendado, lo contrario no es bueno. En mi caso, mi equipo no tiene exigencias de horarios, ni de espacio. Si van a la oficina bien, si no también, siempre y cuando cumplan con sus responsabilidades. Creo que la flexibilidad es reciproca y debe ser consensuada, si no, no hay equipo”.

Ahora en Colombia muchas empresas han decidido implementar el home office, trabajo remoto, entre otros nuevos esquemas laborales, y se han presentado los mismos problemas donde la esfera laboral se confunde con la personal, sin embargo, son muchas las organizaciones que deciden darle toda la autonomía de su tiempo a sus empleados para cumplir con su labor, como se mencionó anteriormente. (Lea también: Los 5 “innegociables” a la hora de aceptar un nuevo trabajo)

A finales del año 2015 el Ministerio de Trabajo recibió 1.286 denuncias de acoso laboral, siendo Bogotá la ciudad donde se registraron 608 de esas denuncias, seguido por el Valle del Cauca con el registro de 169, basados en esto, ¿será necesario que compañías, tanto privadas como públicas, deban implementar este tipo de leyes para cuidar el bienestar de sus colaboradores?

Facebook Twitter Google+ Share